El León Dormido (Ponoig)

Fecha:
17/11/2019
Hora:
08:00
Lugar de salida:
Calle Santa Cruz de Tenerife - Ver puntos de salida
Tipo de actividad:
Inscripción:
abierta
Dificultad:
muy alta
Km:
17
Desnivel:
1500 /1000
MIDE:
3-3-2-4
Plazas:
54
Ardys:
1
COORDINAN:
Carles Gómez ( 658816203); Pepe Grancha (676860342);
PRECIO:
tarifa base + 1€ - Inscripción
image_pdf

El León Dormido, como denominaba el escritor Gabriel Miró al Ponoig observando su marcada silueta desde Polop, donde vivió y trabajó unos años. Este león tumbado tiene unos 1.182 m de altitud y está en la comarca de la Marina Baja de Alicante.
La ascensión que vamos a hacer es por su cara Este, la más complicada. Para ello iniciaremos la aventura por el Barranc de la Canal, recorriendo en dura subida el PR-CV 17 hasta el collado de Cigarri, aquí dejaremos el camino que sigue recto y comenzaremos la parte más difícil: atravesamos una pedrera y buscamos, siguiendo los hitos del llamado passet de Cigarri, el corto y complicado paso único que accede a la loma, tiene agarres pero es muy aéreo y requiere mucho cuidado. Accedemos a un barranco que subimos para buscar las crestas y la cima. En este punto no llevaremos muchos km de recorrido pero sí un ascenso y desnivel considerables, cercano a los 1.000 m.
Para volver lo complicamos haciendo un recorrido por todo el macizo alicantino, bellas y trabajadas sendas entre vegetación abundante y maravillosas vistas. Primeramente desde la cima descenderemos hasta el collado del Llamp, dejando al Puig Campana impasible a nuestra izquierda; seguiremos descendiendo por la derecha para buscar una senda hasta la Masía de la Carrasca; subimos un collado dejando las paredes del Sanxet y cruzamos al siguiente valle hasta la Masía de Papatxi, un pequeño respiro y subimos a otro estrecho paso cruzando la cresta del Carrascal; divisamos un nuevo valle con el Divino, el Peñón Mulero y Aitana al fondo, lo descendemos y subimos al último collado denominado el Pas del Comptador, entre el Penyo Roc y el Malladar, este paso es ya una pista que nos llevará, en descenso, hasta el autobús entre paredes verticales y campos de cultivo.
La ruta es muy exigente físicamente por el desnivel acumulado de 1.500 m de ascenso y casi 1.000 m de descenso y requiere cierta habilidad en el paso aéreo, no recomendable a personas con vértigo. Llevar botas de montaña, bastones, agua y ropa adecuada a las fechas.